10 motivos para regalar un crucero

Regalos especiales
10 motivos para regalar un crucero

¿Te has fijado cómo las personas que han probado los viajes en cruceros hablan de esta experiencia con una pasión desbordante? Bueno, en vano no es. Abordar en estas embarcaciones supone un antes y un después en la vida de muchos turistas, y los que lo hacen, difícilmente pueden resistirse a repetir la experiencia año tras año. Sorprende a los tuyos con un obsequio tan inesperado como original, contágialos con la “fiebre de la aventura”, y deja que la magia de los cruceros, haga el resto. Aquí tienes diez buenas excusas para ello.

¿Por qué regalar un viaje en crucero?

1. Porque son relajantes. Si esa persona a la que quieres sorprender necesita de unas vacaciones “recargapilas”, la ocasión está servida. Los cruceros son como pequeños mundos donde las preocupaciones y el estrés no tienen permitido el acceso. Desde masajes relajantes y clases de baile hasta noches de cine bajo las estrellas y casinos para poner a prueba la suerte, un día a bordo de estas embarcaciones nunca se parecerá al siguiente o al anterior. Relax total.

2. Porque haces nuevas amistades. Los cruceros son un hervidero de nacionalidades, y cada persona que te encuentras a bordo se convierte en una oportunidad exquisita de entrar en contacto con nuevas culturas y costumbres. Ya sea en el área de la piscina, en el bar o a la hora de la cena, conversar con personas diferentes a ti te hará crecer y ampliar tus horizontes, además de divertirte y fomentar relaciones alrededor de todo el planeta. ¿Qué mejor obsequio que este?

3. Porque es más barato. ¿Tienes poco presupuesto para tu regalo? Tranquilo(a). Si tenemos en cuenta que existen cruceros por debajo de los 30 euros al día por persona, y que ya tienes garantizado el alojamiento, la comida, el entretenimiento, etc., no es difícil imaginar lo asombrosamente económicas que pueden resultar unas vacaciones a bordo de estos paraísos flotantes. ¿Crees que podrías pagar menos viajando por tu cuenta y gastando en hoteles, coches rentados y restaurantes? Nosotros tampoco.

4. Porque son muy seguros. En términos de seguridad, pocas experiencias turísticas ofrecen las garantías de un crucero. Especialmente si quieres obsequiar un viaje a personas mayores, en este tipo de embarcaciones encontrarás toda la seguridad y la protección que necesitas. Por ejemplo, en los cruceros de Norwegian Cruise Line vivirás unas vacaciones únicas y muy seguras, porque esta naviera emplea gran parte de sus recursos en hacer que sus clientes se sientan cómodos y a gusto, alejados de los peligros que conlleva viajar por nuestra cuenta a una ciudad desconocida.

5. Porque los cruceros se adaptan a ti. Hay tantas ofertas y tanta competencia, que los cruceros son cada día más y mejores. Muchos de ellos, ofrecen viajes completamente personalizados, y por lo tanto, la experiencia es diferente cada vez. No importa si buscas un crucero imponente con mil y un restaurantes, spas y salas de juego, o tal vez, quieres refugiarte en la tranquilidad de una embarcación modesta donde lo más importante sea el destino… hay cruceros para todos los gustos y necesidades, por lo que puedes hacer un regalo a medida.

6. Porque puedes disfrutar dentro y fuera. Un crucero es como dos regalos en uno. Existen personas a las que se les hace difícil abandonar el crucero y salir a explorar una ciudad desconocida. ¿Por qué? Pues porque el crucero en sí es una ciudad maravillosa, llena de encantos y alicientes para ver pasar las horas como si fuesen minutos, y cuando por fin decides salir, encuentras que puedes disfrutar de las escalas sin reservaciones ni esperas típicas de unas vacaciones tradicionales.

7. Porque viajas más y mejor. Incómodas esperas en los aeropuertos, gastos de transportación, checkings y más checkings… con los cruceros te evitas el lado malo de los viajes, y sigues disfrutando del lado bueno, y uno bien bueno, porque despertarse en un cómodo camarote y descubrirse de pronto arribando a Italia, y al día siguiente salir al balcón y sorprenderse con el paisaje inconfundible de las costas mallorquinas, eso sencillamente, es un obsequio para no olvidar.

8. Porque toda la familia se divierte. Si estás buscando un regalo para sorprender a toda la familia, quédate con los cruceros. Aquí existen actividades recreativas tan variadas, que los “yayos” y los peques se divertirán tanto o más que tú. Piscinas, áreas infantiles de juego, excursiones para toda la familia, salas de masajes… no se puede pedir más. Por si fuese poco, algunas líneas de cruceros ofrecen viajes donde los niños son gratis por debajo de cierta edad. Descubre aquí los mejores cruceros para toda la familia.

9. Porque conoces destinos exóticos. Los cruceros conectan a las ciudades del mundo y las estrechan para que podamos disfrutarlas todas en una misma ocasión. Desde el siempre enigmático continente asiático y pasando por Australia, hasta embriagarse con el clima tropical del Caribe, no existe prácticamente un rincón de este planeta que no podamos conocer por medio de un crucero. Reglar un crucero, es regalar una experiencia maravillosa. Los que lo han probado, saben que es así.

10. Porque te sientes como en casa. Es difícil no dedicar al menos un pensamiento a nuestro hogar cuando estamos de vacaciones, pero a bordo de un crucero, no echarás de menos ningún detalle. Además de las opciones recreativas y de descanso habituales en estas embarcaciones, los cruceros cuentan con tiendas y boutiques, hospitales, cines, restaurantes, iglesias, discotecas, floristerías, cafeterías, salones de belleza, y hasta la siempre necesaria wifi para no perder el contacto con los tuyos