5 razones para regalar un descenso de rafting

Regalos para él Regalos para ella
5 razones para regalar un descenso en rafting

¿Regalar un descenso de rafting? Este deporte de montaña es uno de los más divertidos y sociales. Te hablamos de 5 razones para regalar rafting.

Las experiencias vividas suelen marcar más a las personas que las materiales, a menos que estas últimas se encuentren estrechamente vinculadas a situaciones espirituales.

Según el profesor de psicología en la Universidad Estatal de San Francisco, Ryan Howell, por ejemplo, los momentos compartidos con los amigos, la pareja, la familia… son recordados por más tiempo y mayor satisfacción que ir de compras, por abundantes que estas sean.

Practicar deportes con los seres queridos suele provocar recuerdos hermosos y fortalecer la conexión entre ellos. Un descenso en rafting puede ser un regalo especial para los que más quieres. ¡Conoce por qué!

Vínculos sociales

“El rafting es un deporte que precisa del trabajo en equipo. Todos las personas que forman parte de la balsa deben interactuar constantemente entre sí, para que el descenso sea divertido y satisfactorio”, nos dicen desde la empresa Ruting, especialistas en rafting en Venta del Moro (Valencia).

La comunicación en este deporte no puede faltar, continúan, por lo que los participantes deben llevarse bien para que fluya el trabajo en equipo. Además, el rafting requiere de los cinco sentido alerta y como se desarrolla en espacios naturales favorece el estado anímico, así como la salud física.

Menos estrés

Como se explicaba anteriormente, el rafting se practica en escenarios naturales. Estos son muy positivos para las personas porque les permite estar en constante interacción con el medio ambiente y relajarse con los paisajes del lugar.

Sentirse liberado cuando se escucha el murmullo del río o se respira el aire puro reduce el estrés, una de las principales causas de enfermedades mortales como las cardiovasculares y otras que afectan el funcionamiento del cerebro.

De tal forma, se estima que un individuo que practique rafting y se sienta en calma consigo mismo y lo que le rodea contribuye a mantener bien la presión arterial, fortalecer el sistema inmunológico, aumenta la endorfinas y el estado psíquico.

Tonifica el cuerpo

Hacer rafting implica de un esfuerzo físico considerable, sobre toso si de remar se trata. Además como el rafting se practica en un río puedes darte un chapuzón y hacer natación, uno de los deportes con más beneficios para el cuerpo humano.

Se considera que al nadar no solo tonifican los músculos sino que se evitan la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Hacer natación es ideal para quienes poseen patologías que inciden en las articulaciones.

Por otro lado, se ha comprobado que escuchar los sonidos de la naturaleza y visualizar paisajes verdes eleva el llamado colesterol bueno, disminuye la presión arterial y favorece la autoestima de las personas.

Rafting para el cerebro

Caminar cerca de un río y en contacto con la naturaleza es el mejor remedio para liberar tensiones y aligerar la carga diaria del cerebro. Investigaciones realizadas por el psicólogo Marc Berman sostienen cuando las personas se exponen a los ambientes naturales, alejados de la ciudad aumentan su potencial cognitivo y rendimiento.

Realizar un paseo en balsa puede contribuir considerablemente a la estabilidad emocional y al relajamiento del cerebro. Y es que para Marc Berman el cerebro es una máquina que por genial que sea posee limitaciones en base a las cuales es preciso trabajar.

El bullicio de la ciudad y el ajetreo diario pueden hacer que se necesite, de vez en cuando, tomar un descanso. Si se apuesta por tomar unas vacaciones es mejor hacerlo cerca de un río.

El rafting beneficia a los niños

Pasear en balsa o hacer rafting puede ser muy beneficioso para los niños, si se tiene en cuenta que ellos reflejan las emociones de sus padres. De tal forma, varios estudios señalan que llevar a los pequeños a ambientes naturales contribuye a disminuir el estrés infantil.